Cómo ahorrar en las compras navideñas, planificar el menu de navidad

Inicio/Cómo ahorrar en las compras navideñas, planificar el menu de navidad

Cómo ahorrar en las compras navideñas, planificar el menu de navidad

mercado

Aunque todavía queda para la navidad, ya los supermercados nos empiezan a ofrecer productos navideños como el turrón, mantecados y otros productos típicos de estas fiestas, en las que se gastamos un presupuesto importante en alimentos y bebidas. Pero este año la coyuntura económica puede que haga que muchos no tengamos más remedio que “apretarnos el cinturón”, y aunque no fuera así, siempre viene bien ahorrar unos euros, que podremos gastar en algún capricho en las rebajas, que este año prometen ser interesantes.

Hay unos sencillos consejos para evitar un gasto excesivo en las compras navideñas. Lo principal, y sabiendo que muchos comerciantes aprovechan para elevar los precios en esas fechas, es hacer las compras con suficiente antelación, sobre todo de aquellos géneros que podemos congelar o conservar de forma sencilla.

Respecto al pescado, recomiendo comprarlo ya ultracongelado, y si viene glaseado mejor, y así garantizamos que conserve todas sus propiedades, sabor, textura y valor nutritivo. Lo más económico y fácil son filetes de pescado congelado, que podemos encontrar casi de cualquier especie, ya sea atún, salmón, merluza, rosada, rape, mero, pez espada, etc. La ventaja es que además ya vienen porcionados y limpios, y en poco tiempo podremos preparar una deliciosa merluza en salsa, un tartar de salmón o atún, o una sopa de rape o de pescados variados.

Así que no esperemos al último día, compremos ya aprovechando las ofertas de los supermercados. Con el marisco podemos optar por varias cajas de langostinos congelados, que nos servirán para multitud de elaboraciones, ya sean a la plancha o cocidos y servidos con mayonesa o salsa tártara, como aperitivos, o en un ligero cóctel de marisco, acompañados de frutas frescas. Pero también nos serán muy útiles para preparar sopas y cremas de marisco, imprescindibles en muchas cenas de navidad y fín de año.

mostrador pescados-meroPero también se venden congelados langostas, buey de mar y otros mariscos más selectos, que aunque más caros, siempre siguen siendo más baratos que los frescos, sobre todo si los compramos con antelación suficiente. Recordemos que para que el pescado conserve todas sus propiedades y textura debemos descongelarlos lentamente durante una noche en el frigorífico.

Con las carnes podemos aplicar estos mismos consejos, comprando piezas congeladas como piernas y chuletas de cordero, solomillos y otras piezas de asar, con lo que tenemos resuelto el asado para los amantes de las buenas carnes. En cuanto a las aves a mi me gusta especialmente el pato, sobre todo las pechugas, o magret, como llaman los franceses, y que son deliciosas a la plancha con una ligera salsa de cava y uvas, por ejemplo. También podemos optar por comprar patos enteros, congelados, que podremos asar.

Si tenemos sitio suficiente también podremos aprovisionarnos de pollos y otras aves, aunque siempre los podremos comprar a última hora. Con el pollo entero podremos preparar un buen caldo casero, que nos servirá para hacer un sencillo consomé navideño, o una sopa ligera enriquecida con jamón y jerez, un entrante muy socorrido. Y si queremos pavo, por su tamaño no nos quedará más remedio que comprarlo a última hora, aunque si lo encargamos en alguna carnicería nos aseguramos que no nos falte. A mi personalmente no me gusta mucho, me parece una carne algo seca y dura, por muy bien que la preparemos, pero entiendo que es una tradición. Eso sí, con los restos del asado de pavo, huesos y restos de carne, añadiendo unas cuantas verduras, se puede preparar una deliciosa sopa al día siguiente.

Si nos gustan los dulces navideños, podemos ya empezar a comprarlos, ya que tienen una caducidad relativamente larga. También es buen momento para comprar un jamón, si nuestro presupuesto nos lo permite. Aparte de excelente aperitivo, los recortes nos servirán para sopas y otros guisos.

dulces

Las frutas y verduras no queda más remedio que comprarlas en las fechas próximas, aunque no olvidemos que podremos comprar algunas frutas en almíbar, muy apreciadas para los postres, sobre todo en macedonias de frutas. Otras conservas que debemos considerar son las anchoas en aceite (semiconservas), aceitunas y banderillas, espárragos, alcachofas, atún, setas, etc. y latas de tomates al natural para salsas y otros guisos.

Y si tenemos espacio, vayamos aprovisionando nuestra bodega particular con vinos y licores. No olvidemos, que aparte de los tintos, muchos nos agradecerán algunos rosados y blancos más ligeros, y por supuesto el cava, que como ya os he comentado me gusta mucho no sólo como vino espumoso de postre, es perfecto también con la comida. Personalmente me gusta el brut, más seco, pero la mayoría preferirán cavas más suaves, semisecos o dulces, y entre estos recomiendo un cava rosado de Castelblanch, que sale a muy buen precio y está muy bueno.

licores

En cuanto a licores, ya tenemos preparado el pacharán casero, que reposa en nuestra despensa, pero muchos prefieren el wisky escocés, que no merece la pena sea muy caro ya que la mayoría lo mezclan con refrescos. No olvidemos licores sin alcohol para los que no puedan beber o tengan que conducir, y licores variados muy socorridos como licores de avellana, de café, o el clásico Bailey´s, que gusta mucho. Un truco para ahorrar en este apartado es, si tenemos invitados, pedirles que traigan la bebida, y confiar en su generosidad. No es la primera vez que he cocinado una cena maravillosa y me aparecen con una botella de cerveza (litrona barata, vamos). Sin comentarios.

Espero estos consejos os sean de utilidad. En todo caso, como digo, es mejor planificar con tiempo el menú de navidad y no dejar todo para última hora, nuestro bolsillo nos lo agradecerá. Y tú ¿cómo ahorras con las compras navideñas? ¿Te gusta planificar las compras o eres de los que lo dejan todo para el último momento? Espero vuestras sugerencias.

2 Comentarios

  1. Miriam/El invitado de invierno 18 noviembre 2009 en 16:32

    Cuánta razón tienes… a ver si me pongo las pilas, pero es que pensar el menú con tanta antelación me cuesta mucho!

  2. Olimpia 18 noviembre 2009 en 18:45

    A ver si en breve nos das ideas para las comidas navideñas, unas recetitas que sean lucidas y que tampoco sean muy complicadas de hacer y sobre todo que no nos dejen el bolsillo vacío. Así podemos ir planificandolas con anticipación y que luego no nos pille el toro.

    Saludos.

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas