El waterzooi es un estofado tradicional belga, que se puede preparar con pescado, sobre todo pescados de río como la anguila, aunque es muy tradicional también con pollo. A pesar de su sencillez es un plato delicioso, y se le pueden añadir verduras y patatas para conseguir un plato más completo. Literalmente, waterzooi significa algo así como “mezcla de pescados”, y se preparaba con los pescados y mariscos que sobraban de la venta en los barcos.

Este que os preparo hoy es lo más parecido al que me sirvieron en Bruselas, en el restaurante Au Vieux Saint Martin, en Place de Sablon.

Ingredientes, 2 personas

500 gr. pollo troceado, 50 gr.  hojas de apio, 3 zanahorias, 50 gr. puerro, una patata grande, 30 gr. mantequilla, sal, pimienta molida, 2 yemas de huevo, 100 cc. nata.

Elaboración

Primero se debe poner el pollo en una cazuela. Cubre con agua, un litro más o menos. Añade una cucharadita de sal marina, un poco de pimienta molida, la mantequilla, las hojas de apio, las zanahorias y el puerro pelados y cortados en tiras finas. Lleva a ebullición y deja cocer a fuego medio, tapado, unos 15 minutos. Añade la patata pelada y cuartos y prosigue la cocción otros 20 minutos.

Saca el pollo y las verduras, y reserva aparte. Si quieres puedes deshuesar el pollo. Deja reducir el caldo en la cazuela, a fuego vivo y destapada, hasta que reduzca a la mitad, algo menos de medio litro.

Mezcla aparte las yemas de huevo con la nata, batiendo con unas cucharadas del caldo templado, no hirviendo. Mezcla esta crema con el resto del caldo, y calienta sin que llegue a hervir, hasta que empiece a espesar, sin dejar de remover.

Añade el pollo y las verduras a la cazuela, dejando se caliente todo a fuego lento, sin que hierva, ya que se cortaría la salsa de yemas. Sirve al momento este delicioso waterzooi de pollo, un plato belga muy tradicional. La costumbre es acompañarlo de pan de centeno untado de mantequilla.