Tengo que reconocer que me encantan los cacharros de cocina. No hace mucho Mikel hablaba en su blog de los cacharros más o menos inútiles que vamos acumulando en nuestras cocinas. Entre ellos mi sugerencia era la arrocera eléctrica, invento chino (aunque mientras escribo esto Skiken me dice por twitter que es invento japonés), un aparato ciertamente voluminoso y aparentemente poco útil para la mayoría, a no ser que sigamos una dieta oriental a base de arroz. Teniendo este nuevo trasto en la cocina, la verdad es que cada día voy descubriendo sus muchas ventajas. Os hablo de los usos y ventajas de la arrocera eléctrica.

La principal ventaja de la arrocera eléctrica es su precio, en tiendas chinas ronda los 30 euros, según el tamaño, bastante económica.

Para los que no conozcan este aparato, explicar que se trata de una especie de olla eléctrica, con tapa hermética y resistencia interior, basada en la misma tecnología de las máquinas panificadoras. El recipiente interior es desmontable, para poder lavarlo, y debajo tiene un botón que actúa como sensor del peso, y que controla la resistencia. Aunque a veces pueden tener más funciones, los controles son muy básicos, una posición de calentamiento y otra de cocción.

Se pone dentro el arroz y el agua, normalmente la misma cantidad de ambos, se tapa y se conecta el programa de cocción, y a los 5-8 minutos, según la cantidad de arroz, salta de forma automática a la posición de “mantener caliente”, de manera que el arroz no se pasa y se mantiene caliente hasta el momento de comerlo. Incorpora una paleta especial de plástico para sacar el arroz y no arañar el interior del recipiente.

Algunos modelos, no el que yo tengo, incorporan además una cesta para cocción al vapor, con lo que aumentan muchos las posibilidades de esta máquina.

El mayor inconveniente que le veo es el tamaño, es una máquina voluminosa que requiere una cocina grande, o dedicarle un mueble para ella. Otro punto negativo es que las instrucciones están en chino, ni siquiera en inglés, así que te lo tienes que imaginar.

Usos en cocina de la arrocera

Lógicamente, su uso original es cocer el arroz. Se usa en la cocina oriental, y por mi experiencia queda muy bien el arroz para sushi y el arroz hervido tradicional. No me gusta tanto con el arroz basmati, que queda un poco pasado, quizás es pillarle el punto de cocción. El arroz suele quedar más suelto si se lava previamente varias veces, para quitarle el exceso de almidón. La cantidad de agua es orientativa, pero normalmente se echa el arroz y se cubre de agua, apenas unos milímetros que cubra por encima del nivel del arroz. Se puede añadir sal, pero normalmente no se pone en la cocina oriental.

Una vez que la arrocera pasa de manera automática a “mantener caliente”, el arroz puede mantenerse varias horas en esta posición, teóricamente, aunque tiende a pasarse un poco. Yo la desconecto y saco el arroz al momento, para comerlo.

La otra noche, que no tenía muchas ganas de ensuciar cacharros, se me ocurrió que podría usar la arrocera para hacer algo diferente a su uso original. Así que preparé con ella una tortilla de patatas, aprovechando la forma redonda del recipiente, y tengo que reconocer que salió perfecta, y sin tener que darle la vuelta ni nada. Todo un invento.

Para ello freímos primero las patatas, claro, en freidora o sartén. Una vez escurridas, se mezclan con el huevo batido y la sal. Añade un par de cucharadas de aceite en el interior de la arrocera, cubre con la mezcla de huevo y patatas y conecta el programa de cocinado. Tapa y deja cocinar 20 minutos, para una tortilla de 5-6 huevos, o hasta que veas que está bien cuajada. Sencillo. Luego desmolda con cuidado volcando sobre un plato. Lo bueno es que como el recipiente es muy profundo, podremos hacer tortillas muy gruesas, según el número de comensales, ajustando el tiempo de cocción. Como se hace a fuego lento no se quemará en ningún momento, ya que a los pocos minutos saltará a posición de calentamiento lento.

Parece una tontería, pero la verdad es que si haces muchas tortillas, para un bar o restaurante, le puedes sacar mucho juego a la máquina.

Se me ocurre que saldrán muy bien también bizcochos y masas, incluso estofados y mermeladas, aunque para esto prefiero Thermomix. Habrá que ir haciendo pruebas. Ya os voy contando.

Ventajas e inconvenientes de la arrocera

Os resumo los puntos a favor y en contra, en mi modesta opinión, de la arrocera eléctrica:

A FAVOR:

  • rapidez y limpieza
  • tecnología simple, es difícil que se estropee
  • económica
  • fácil de usar
  • versátil (podemos usarla para hacer otros platos, tortillas, revueltos, bizcochos)
  • cocción al vapor (según modelos)

EN CONTRA:

  • poco control de las funciones, no control de tiempo
  • voluminosa, no recomendable en cocinas pequeñas
  • instrucciones en chino (busca un modelo que vengan en español)
  • estética (el sentido estético occidental es muy diferente, le borraría las florecillas que decoran el exterior)
  • la cubeta no tiene asa para extraerla, hay que dejar que se enfríe antes de sacarla o usar unos guantes protectores
  • no trae recetario, por lo menos este modelo

PRECAUCIONES IMPORTANTES:

La tapa tiene una pequeña salida de vapor, si acercas la mano te quemas de manera peligrosa. Está indicado con una pegatina, en chino, con letras rojas. Yo me quemé antes de descubrirlo, claro.