El orzo, una pasta diferente

Inicio/El orzo, una pasta diferente

El orzo, una pasta diferente

Aunque en nuestros supermercados se encuentran cada vez mejores pastas secas de trigo duro, no podemos imaginar la inmensa variedad de pastas que la cocina italiana pone a nuestro alcance. Aunque soy bastante conservador y casi siempre prefiero unos buenos espaguetis, cuando opto por la pasta seca, hay que reconocer que merece la pena descubrir nuevos tipos. El orzo es un tipo de pasta seca de corte pequeño, de forma parecida a un grano de arroz, aunque de tamaño algo mayor.

Se le puede encontrar como risoni (arroz grande), Puntine, Punte d’ago, Armelline, Semi d’orzo, Semi d’avena, Semi di riso, Occhi di giudeo, Armellette, Puntalette, Semi di cicoria, Cicorietta, Risetto, Chicchi di riso, Semini, Avena, Avena grande, Cicorie. Y es verdad que se parece más a un grano de avena que al arroz. De hecho, orzo quiere decir cebada en italiano. Es una pasta muy adecuada para sopas, claro, como la mayoría de pastas cortas, aunque por su tamaño intermedio la podremos usar en ensaladas o en guisos con verduras, con los que combina muy bien.

Se suele servir también con ragú o en estofados, e incluso se puede ver en diferentes colores. Nuestra amiga Anna Mayer nos comenta por facebook que en Italia se prepara con esta pasta la “risottata”, que por lo que he podido entender es una especie de guiso de pasta orzo cocinado al estilo del risotto, sustituyendo, claro, el arroz por la pasta, método que además he visto usar con otros tipos de pasta corta de manera más o menos ortodoxa. Lo probaremos pronto, sin duda.

De paso aprovecho para recordaros nuestro primer Curso de Cocina Italiana, con el primer taller de pizza y focaccia este próximo sábado 10 julio 2010, y el segundo taller, de pasta fresca, el sábado 24. Os esperamos. Puedes ver las fechas de nuestros cursos y otros detalles en el minisite de nuestra modesta Escuela de Cocina Pepekitchen, de Málaga.

5 Comentarios

  1. ivana 6 julio 2010 en 7:44

    yo lo he comido en restaurantes griegos, sobretodo con carne!
    besitos

  2. mjcoria 10 julio 2010 en 11:43

    Creo que me acabas de dar una alternativa estupenda…soy alérgica al arroz y mi pregunta es que si el orzo es pasta pasta que no lleve arroz ni nada por el estilo como cebada, supongo que se podria sustituir en cualquier plato que el ingrediente sea arroz y por último en Sevilla donde lo podría encontrar??
    Felicidades por tu blog, ojalá viviese en tu ciudad que por cierto me encanta para apuntarme a todos los cursos jeje
    Un saludo

  3. Pepekitchen 10 julio 2010 en 18:19

    Hola!

    Graciasss. Pues sí, es pura pasta, a pesar del nombre.
    En Sevilla no te puedo decir, alguna buena tienda de productos de importación, si acaso mejor pregunta a Anna Mayer, que vive en Sevilla y hace cursos de pasta y cocina italiana excelentes (también sushi y mucho más), ella seguro te puede aconsejar.
    Su email es annalibera@gmail.com y su blog, muy recomendable http://lionsandpancakes.com/. Pregúntale por sus cursos en Sevilla, siempre está sorprendiéndonos con nuevas propuestas.

    Un saludo!!

    Un saludo!

  4. mjcoria 10 julio 2010 en 20:39

    Gracias Pepe ¡¡ me has abierto nuevos horizontes jajajja un saludo y te seguiré de cerca y a Anna también¡¡¡

    Saludos¡¡

  5. Iñaskis K 19 mayo 2011 en 16:39

    Sin ánimo chovinista-gastronómico:
    Los ‘trii’, ‘al–itriya’, los fideos árabes, se hacían con trigo duro, agua y sal, formando una masa que se moldeaba entre las palmas de las manos hasta formar unos fideos gruesos, para luego hacer, utilizando los dedos, bolitas en forma de grano de trigo, que se dejaban secar al sol o al calor de la lumbre, exactamente igual que se preparan las aletrías murcianas (con forma de fideo corto y grueso) y los gurullos (con forma de grano de arroz alargado), que forman parte de muchos platos del sur murciano y de la Alpujarra, tanto la almeriense como la granadina: pasta.
    El gurullo –en Andalucía, gorullo– viene de borujo, grumo o endurecimiento, cuya etimología reside en el latín ‘voluculum’, envoltura. Pero, con el nombre que fuera, llegó de mano de la civilización musulmana, como tantas cosas. Y se trata de una masa consistente de harina, agua y algo de sal –una pasta, o sea, un fideo–, de la que se toman pellizcos que se amasan entre los dedos hasta darles forma de fideos cortos o granos de arroz del doble de tamaño de éstos; se colocan en una bandeja y se dejan secar al sol durante unas cuatro horas.
    Platos murcianos: Habichuelas con hinojos y gurullos, Gurullos con conejo…

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas