Consejos para hacer helados

Soy un enamorado de los helados, y ya desde pequeño los hacía en casa, sin ninguna maquinaria específica, y os puedo asegurar que se pueden hacer muy buenos helados en casa sin necesidad de tener una heladora.

¿Qué necesitamos para hacer helados en casa? Básicamente, un tenedor o unas varillas, un recipiente para congelar la crema, si es posible metálico, unos boles y poco más.

Las cremas

Eso sí, necesitamos tener paciencia, para que el helado adquiera su textura especial requiere su tiempo. Las bases que nos permitirán hacer helados y sorbetes pueden ser muy variadas. Aquí os consigno algunas de las más utilizadas:

*crema inglesa (yemas, leche y azúcar) aromatizadas con vainilla, canela, especias, hierbas, frutas, etc.

*cremas de nata espesa montada (chantilly) con frutas, chocolate, aromatizantes

*zumos o licuados de frutas frescas o en almíbar, con añadido de almíbar

*cremas de yogurt con frutas frescas o congeladas

*cremas de quesos cremosos, tipo mascarpone, con leche, azúcar en polvo y frutas u otros aromatizantes

Prácticamente cualquier crema puede ser congelada y convertida en helado o sorbete. La principal consideración es que el contenido de azúcar debe ser alto, ya que el frío anestesia las papilas gustativas y una crema que en caliente nos parece muy dulce una vez helada su sabor resulta insípido.

Dentro de los aromatizantes, siempre intentando que sean naturales, tenemos gran variedad. Yo prefiero usar frutas naturales, pero igualmente quedan bien frutas congeladas. Cuanto más intenso el sabor de la fruta mejor resultará el helado.

También podemos añadir licores que combinan bien con las cremas o con las frutas, pero si es para niños mejor evitarlo.

La elaboración casera del helado

Una vez preparada la crema base, según la receta, la debemos congelar en una bandeja o recipiente metálico, dejando una hora o hasta que se empiecen a formar cristales. Este es el momento de sacar del congelador y batir, con un tenedor o con varillas, para romper los cristales de hielo y hacer un helado cremoso.

Se vuelve a meter a congelar una hora, sacando de nuevo y volviendo a batir. Deberemos repetir este proceso varias veces hasta que veamos que el helado ha quedado cremoso.

Otra alternativa cómoda y rápida es dejar congelar la crema casi por completo, varias horas, y luego cortar en trozos y batir con un robot de cocina o con la Thermomix, hasta que quede cremoso. Volvemos a congelar y listo.

Por supuesto, si nos gusta mucho hacer helados, podemos adquirir una de esas carísimas máquinas para hacer helados, que incorporan un compresor y baten la crema a la vez que la congelan. Son algo caras, pero si eres un “adicto” al helado, puede compensarte.

Cómo conservar los helados

Mejor guardarlos en tuppers herméticos en el congelador, para evitar tomen olor a otros productos. Si es un helado casero, debemos gastarlo en un plazo de pocos días, no más de una semana, ya que los componentes se deterioran y además va perdiendo su especial aroma.

Cómo servir los helados

Mejor dejar el helado unos 20 minutos a temperatura ambiente antes de servirlo, para que quede más suave. Usando cucharas especiales de helado podremos moldear bolas de diferentes tamaños, que serviremos en copas o en barquillos. Pero con una simple cuchara se pueden servir muy bien también.

 

Un truco es poner la cuchara del helado en agua bien fría antes de usarla. Por último podemos acompañar el helado con frutas, siropes y jarabes o coulis de frutas azucarados. Personalmente, me encanta servir el helado de vainilla con unas gotas de licor, si es un buen wisky de malta mejor.

Los italianos los sirven a veces afogatto, es decir, helado “ahogado” en líquido, normalmente café, o café con licor, una maravilla que pude disfrutar el verano pasado en Venecia, ideal para calmar el calor.

Relacionados:

 Receta de helado de albaricoques