En Málaga tenemos una empresa dedicada al cultivo de flores e hierbas comestibles para alta cocina, y nuestra amiga Thekla Kurpjuweit trajo a casa unas muestras para hacer una cata de flores, algo que pensaba no existía. Y es que aunque las flores tienen un efecto muy decorativo, también aportan sabor y aromas a los platos, como veremos.

Thekla, una de las pioneras en España del cultivo de flores, hierbas y plantas aromáticas para el uso en alta gastronomía, apareció en casa con un preciado cargamento de hierbas y flores cuidadosamente cultivadas en el huerto ecológico y recolectadas a mano al amanecer. Grandes chefs ya usan sus productos, entre ellos Andoni Luis Aduriz o nuestro Dani García, que elabora un helado de eucalipto con una especie de tomillo con aromas de eucalipto de su huerto. Pasamos a “catar” alguna de las hierbas y flores que nos trae, y con su ayuda aprendo a identificar los sutiles sabores que aportan.

Cata de flores

Las capuchinas son las más grandes, con diversos colores, rojos, amarillos, naranjas. Los pétalos tiene un sabor más neutro, pero la base concentra un intenso sabor con recuerdos amargos y una nota final picante. Entre flor y flor, bebemos un trago de agua para refrescar el paladar y así apreciar mejor los matices.

Las begonias, más humildes, tienen un intenso sabor a limón, y los pensamientos tienen un sabor a verdura verde muy agradable, quizás recordando un poco a los guisantes. Los claveles apenas aportan sabor, pero sí mucho aroma y un intenso color.

Probamos también un mix de hierbas realmente delicioso, a base de hojas y brotes tiernos de acederas, berro, mostaza, mielenrama, amaranto,malva, rúcola, pimpinela, trébol, verdolaga y hoja de mostaza, entre otras hierbas de temporada. Reconozco que algunas de estas hierbas es la primera vez que las pruebo.

Usos en cocina de flores e hierbas comestibles

Las posibilidades en cocina son infinitas, pero sin adulteración, tal como las sacamos de su envase, son una delicia en si mismas. Sabor y Salud tiene sus huertos ecológicos en la Axarquía malagueña, desde donde se transportan sus productos por mensajería refrigerada a cualquier lugar de España, siendo sus clientes casi exclusivamente restauradores prestigiosos y escuelas de hostelería. Un regalo para los sentidos.

Aparte de sus usos indudablemente decorativos, el uso de flores en la cocina no nos debe ser tan desconocido. Por influencia árabe en España usamos con frecuencia el agua de azahar para los postres y dulces, aromatizando algunos tan conocidos como nuestro roscón de reyes. En la cocina oriental se usan más que en la occidental, como el agua de rosas, que aromatiza los lassis de yogurt de la India. No hace mucho preparé un helado de jazmín, preparado con las intensas y aromáticas flores de esta planta asiática, y en la cocina persa existe una deliciosa ensalada de pétalos de rosa. No tan lejanos, en Italia son muy apreciadas las flores de plantas comestibles, sobre todo la “fiori di zucca”, la flor de la calabaza, y también la de calabacín, que se recolectan y se sirven normalmente fritas o rellenas de crema de queso. Si tienes un pequeño jardín puedes empezar ya a descubrir las posibilidades de tus plantas en la cocina.