caldillo de pintarroja

El caldillo de pintarroja, o simplemente “caldillo”, como se anuncia en muchos bares y restaurantes de Málaga, es una sopa de pescado picante y deliciosa, a base de un tipo de tiburón pequeño, la pintarroja, que se captura en aguas malagueñas. Curiosamente, se suele tomar en la barra de muchos bares como tapa o aperitivo, y era costumbre pedirlo en la madrugada en algunos sitios, para entonarse tras una noche de bares (y excesos alcohólicos). Es verdad que reconforta bastante el estómago.

Normalmente lleva trozos de pescado, y a veces incluso almejas, gambas y otros mariscos. Si no encuentras pintarroja puedes usar cazón, otro tipo de tiburón, rape, mero o incluso merluza. La pintarroja también se puede tomar en adobo.

Ingredientes para 4 personas

Una pintarroja limpia y sin piel (unos 600 gr.), 2 tomates maduros, 1 cebolla, 50 gr. almendras peladas, 50 gr. pan, 3 dientes de ajo, 50 cc. aceite de oliva, sal, pimienta, 1 guindilla seca, pizca de azafrán o colorante amarillo, 200 gr. almejas pequeñas (opcional). Perejil o hierbabuena, y limón, para servir.

Elaboración.

Es mejor comprar la pintarroja ya limpia de piel y vísceras, pero con su cabeza y huesos gelatinosos que aportarán sabor y gelatina al caldo. En casa la lavamos bien para quitarle los restos de sangre que pueda tener.

Introduce la pintarroja en una olla, cubre con dos litros de agua salada y acerca al fuego. Añade los tomates enteros y la cebolla pelada, entera. Deja cocer durante 20 minutos, espumando con frecuencia para que el caldo quede claro.

Aparta la pintarroja, escurrida y deja enfriar. Cuando se pueda manipular con los dedos, separa la carne firme del hueso central y reserva. Hay muchas personas que trocean el pescado, dejando el hueso central, pero yo prefiero dejar únicamente la carne, ya limpia Aparta los tomates y la cebolla. Pela los tomates.

Fríe en una sartén con el aceite de oliva las almendras con los ajos, hasta que se doren. Aparta y fríe en el aceite sobrante el pan en dados, hasta que quede dorado. Tritura con un poco de agua o caldo las almendras, el ajo y el pan fritos, junto con los tomates en trozos, la cebolla y la guindilla. Si quieres puedes usar el mortero, para un acabado más tradicional, ya que con la batidora pierde textura, gusta que queden pequeños trocitos de almendra.

Añade el sofrito al caldo, junto con la carne de la pintarroja, y deja calentar a fuego lento unos minutos. Prueba de condimento y añade un poco de azafrán o colorante amarillo y un poco de perejil o hierbabuena picada. Si usas almejas las puedes añadir ahora, previamente libres de arena dejándolas en agua unas horas y escurriendo varias veces.

Sirve bien caliente, en taza, este sabroso caldillo de pintarroja, acompañado de una rodaja de limón.  Suele ser bastante picante, si te gusta así añade uno o dos guindillas más al guiso.